La alquimia del mundo,
dispuesta de manera drástica
hace que todo ser viviente aparezca
en bruto. De nosotros depende
el equilibro de la vida en común.
Algo que se regula orbitándonos
hasta alcanzar una determinada
sinergia en los corazones,
ese enlace covalente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.