clarice lispector

Revelación de un mundo

A descoberta do mundo

 

Selección de textos, presentación,

revisión y notas de Amalia Sato

 

Adriana Hidalgo editora S.A.

octubre de 2005

Buenos Aires

 

 

 

 

 

anonimato

 

Tantos querían proyección. Sin saber cómo ésta limita la vida. Mi

pequeña proyección hiere mi pudor. Incluso lo que yo quería decir ya no

puedo. El anonimato es suave como un sueño. Y estoy necesitando ese

sueño. Por otra parte yo ya no quería escribir. Escribo ahora porque

necesito dinero. Lo que quería era quedarme callada. Hay cosas que nunca

escribí, y moriré sin haberlas escrito. Por ningún dinero. Hay un gran

silencio dentro de mí. Y ese silencio ha sido la fuente de mis palabras. Y del

silencio ha llegado lo que es más precioso que todo: el propio silencio.

 

 

anonimato

 

Tantos querem a projeção. Sem saber como esta limita a vida. Minha pequena projeção fere o meu

pudor. Inclusive o que eu queria dizer já não posso mais. O anonimato é suave como um sonho.

Eu estou precisando desse sonho. Aliás eu não queria mais escrever. Escrevo agora porque estou

precisando de dinheiro. Eu queria ficar calada. Há coisas que nunca escrevi, e morrerei sem tê-las

escrito. Essas por dinheiro nenhum. Há um grande silêncio entro de mim. E esse silêncio tem sido

a fonte de minhas palavras. E do silêncio tem vindo o que é mais precioso que tudo: o próprio

silêncio.

 

 

 

5 Comentarios

  1. angel

    Es mejor que trabaje solamente con el editor de abajo del todo.

    Porque sinó, se rompe el diálogo de los comentarios y queda muy feo.

    abrazo

    Ángel

    Responder
  2. angel

    Si quiere, otra posibilidad es quitar la barra lateral

    y hacer un pie de página en su sitio. Nu sé, ya dirá.

    abrazo

    Ángel

    Responder
  3. caballo

    Por mi parte ya han vuelto las aguas a su cauce.

    Gracias, Master

    Narciso

    Responder
  4. angel

    A ver si le gusta el pie de página, que he puesto.

    A mi sí me gusta.

    Ángel

    Responder
  5. caballo

    Claro que me gusta, no me iba a gustar.

    Un abrazo

    narciso

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna