manuel vilas  · roma  · bramante

 

 

visor de poesía
2020

 

 

bramante

 

 

¿A quién recordaré

cuando esté a punto

de marcharme?

 

Es un enigma

que se resuelve tan solo

en el segundo que precede

a la gran oscuridad

en donde ya no hay enmienda

ni remordimiento.

 

Al fin verás ese rostro.

Y será tarde.

 

Noche romana

al lado del claustro

del Bramante,

dímelo ahora.

 

¿A quién amé?,

pregunto por las calles

de Roma,

peregrino de mi pasado

y no de estas santas iglesias.

 

Y si no hubieras amado a nadie,

contesta El Bramante.

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.