manuel vilas:

 

avenida de madrid:

 

barrio

 

 

avenida de madrid

2000-2004

 

 

barrio

 

 

 

 

 

Gente apilada en los autobuses urbanos, disfrutando de la

igualdad, de pie un montón de almas tristes. ¿Por qué no

tiene Metro esta ciudad? ¿Dónde está la pasta? Vete a los

barrios, para saber qué es esta ciudad, vete a los barrios: Dos

macetas sin flores en la galería, el camión con las bombonas

de butano, un perro que mea tranquilo en un solar, una

papelera verde colgada de una farola también verde, un

contenedor amarillo, dos municipales sádicos que multan un

R-5 del 73. Para salir del barrio, ya sabes lo que te toca:

esperar la llegada de esa bestia roja. Suma todos las horas que

has esperado en los últimos años a esa bestia roja y te dará

una vida oscura metida en una marquesina. Se la ve llegar a

lo lejos, esa bestia roja que te llevará al Centro siempre tarde.

Mejor ya no la espero. Mejor renuncio a salir del barrio.

Mejor me quedo en el barrio a perpetuidad. No hay nada en

los barrios de esta ciudad. Pero la pasta, ¿dónde está? Piensan,

si es que piensan, que los que vivimos aquí no necesitamos

detalles, no necesitamos un miligramo de belleza. Piensan

que somos animales mutantes en establos, que estamos

ciegos, que no merecemos la luz del mundo. Nunca nos

pondrán papeleras de materiales nobles, baldosas grandes,

árboles frondosos, altos, parques con cisnes, barcas con

rengos, una estatua, un arco, una lápida. Ya te vale con los

semáforos y las aceras, chaval. Con un Sabeco y un Telepizza

en medio del barrio vas que te matas, chaval. Estoy enamorado

de este desierto, chaval. Este desierto me pone a mil, chaval.

Este sudor, este pringue de la piel, esta nada húmeda, me

pone cachondo, chaval.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

manuel vilas
poesía completa
1980-2018

volumen MLIX de la colección Visor de Poesía
2ª edición, enero 2019
3ª edición, noviembre 2019

visor libros
madrid

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.