sin duda, con algunos poemas, el bueno de Vilas se está ganando mi respeto,
sobre todo por su humanidad, que no puede separarse de su poesía.
Maldita sea, puede ver con lúcida anticipación lo que les espera a sus alumnos,
sabe que no se trata de la suerte o del azar, sino que están ya sometidos
a unas durísimas condiciones implacables que describe con exactitud 
y que les quitarán media vida y todo el derecho a sentirse orgullosos
de ser hombres y de ser ellos mismos. 

 

 

manuel vilas

la clase de lengua

 

 

las arenas de libia

 

ed. huerga & fierro
madrid
1998

 

 

la clase de lengua

 

 

 

Abatimiento en mitad de una clase de adolescentes.

Quisiera estar en otro lugar, pero en dónde.

Rico y célebre en largos viajes por el mundo.

Tampoco ellos cumplirán sus ilusiones.

Salta a la vista: sin talento, sin inteligencia,

sin familia con posibles, sin belleza,

sórdida clase media-baja de la democracia

a quienes han prometido una educación intrascendente.

Enséñales, al menos, a querer la vida

con fuerza, con justicia, con dignidad,

con las palabras duras que a solas tú aprendiste.

Ayúdales a imaginar la ruina nada discreta

en que acabarán convertidos.

Los tristes negocios de su vida ya son un escándalo.

Diles que sólo la verdad con las palabras justas

defiende de la verdad abandonada a su sombra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna