rincón romántico

Una mujer de modales refinados y aspecto frágil, consecuencia posiblemente de una sensibilidad quebrantada,

que vestía bien y aparentaba mediana edad, firmaba ejemplares de un libro de poesía escrito por ella, en compañía

de algunos amigos.

Ella hablaba en voz tan clara que yo no podía evitar escuchar su conversación: “Escribo versos y los demás dicen que soy poeta;

pero quizá lo que más me hubiera gustado ser es músico callejero; interpretar rodeada de desconocidos,

y vivir de las monedas que éstos arrojasen a mi platillo”.

Ahora en lugar del viejo café hay un solar que, según me han contado, pasa de mano en mano sin que nadie se decida a construir sobre él.

Es un bello horizonte urbano, un lugar desnudo en donde una poetisa puede ir a soñar en mundos abiertos con los ojos cerrados.

de Rarezas, recuerdos, souvenirs

 

María Antonia Ortega

7×10

Antología de Poetas Españolas Contemporáneas

Coordinado por Noni Benegas

en enfocarte.com


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna