mark strand

 

almost invisible

casi invisible

 

 

traductor Julio Trujillo

Visor Libros 2012

Colección Visor de Poesía

 

 

CLARIDADES DE LO INEXISTENTE

 

 

Haber amado como sucede en las horas vacías del atardecer; recostarse y

concebir un viaje del que no quede ni rastro; mirar desde la casa y ver

una figura que se inclina hacia adelante como contra el viento, aunque

no haya viento; ver los sombreros de la gente del pueblo, tirados en momentos

de pasión, desperdigados por el suelo, aunque no pueda verse el suelo. Todo

esto en la imprecisa luz amarillenta que desciende en la hora esto tiene antes

del anochecer; nada de valor excepto por el placer que proporciona, agrandando

un instante y finalmente haciéndolo parecer verdad. Y años después toparse con

la misma escena —la figura inclinándose contra el mismo viento, los mismos

sombreros desperdigados sobre el mismo suelo que no se puede ver.

 

 

CLARITIES OF THE NON-EXISTENT

 

 

To have loved the way it happens in the emptiness of late afternoon;

to lean back and conceive of a journey leaving behind no trace of itself;

to look out from the house and see a figure leaning forward as if into

the wind although there is no wind; to see the hats of those in town,

discarded in moments of passion, scattered over the ground although

one cannot see the ground. All this in the vague, yellowing light that

lowers itself in the hour before dark; none of it of value except for the

pleasure it gives, enlarging an instant and finally making it seem as if

it were true. And years later to come upon the same scene -the figure

leaning into the same wind, the same hats scattered over the same

ground that one cannot see.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ò

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna