[audioplayer file=»http://balconcillos.com/amarosa/12.mp3″ width=»80″]

 

Cuando fui de visita al altar, usé vestido de organdí celeste, más largo que yo, por donde a ratos,

sobresalía un pie de oro, tan labrado y repujado desde el seno mismo de mi madre.


Mi pelo también era de organza celeste, más largo que el vestido, pero podía pasar al rosa y

aún al pálido topacio.


Desde que llegué, las habitantes se pusieron a rezar y así empezó la novena… la novena empezó así.


Los picaflores colibríes atravesaban las oraciones, entraban a ellas y salían.

Su fugaz presencia producía primero desasosiego para dar después otra destreza e intensidad a la sagrada murmuración.


Algunos seres estuvieron de visita afuera y por segundo. Vino la vaca de cara triste, el conejo, la nieve y una mosca.


Mientras estuve, las habitantes rezaron apasionadamente mirando sin cesar mi velo, mi pelo, que en pocos

segundos iba del azul al rosa y aún al rubí pálido, con absoluta naturalidad.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.