Pamela está sentada en una silla a la que rechaza. Le ha costado mucho

sacrificio montar esa casa toda blanca en el centro de la ciudad. Pero ahora

se da cuenta de que a esa habitación, le falta él.

 

A veces planeamos tanto que nos dejamos atrás el corazón. Para después.

Y el corazón es como un ciclista subiendo el Tourmalet, que en el caso de Pamela,

se ha quedado en la línea de salida.

 

Seguramente Pamela ha elegido la destrucción antes que el amor. Y ha sobrevivido.

Está hermosa con ese vestido negro a modo de tutú, lo que la hace rigurosa en esa

danza de la realidad que es la vida. Y mira por la ventana por si acaso. Por si algún día

su ángel negro aparece y la rescata de tanta disciplina disciplinada.

 

En su favor podemos decir que no se la ve frivolona, que esa pose entre la timidez

y la nostalgia nos muestra que anhela un amor de verdad. Así que bien, bueno,

de momento que sepa que el poeta, al verla, le diría: voy a regalarte el mundo

entero si me asaltas de negro, vida mía, y me invaden  tu noche y tu locura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.