cebolla

 

 

la cebolla buena

La cebolla está perdiendo sus máximas sustancias, su intención vegetal,

su perseverante aroma de llanto.

Está ya quieta, caída sobre la tierra, y por el vientre roto se derrama

el verde bonito de su esfera, de su átomo, de su pequeño planeta.

Tiene el culo muerto de morados y negros malos, deshilachado, irreversible.

Por dentro, se le están desordenando sus espléndidos y turgentes mantos

blancos y su ilustre corazón de agua detenida.

La cebolla ha entregado su alma de bola loca, su perfeccionista manía vegetal

de superponer, con exquisito ajuste, capa tras capa tras capa, tal vez escondiéndose

de sí misma o haciéndose la interesante como una ostra.

Quizá fue una cebolla buena, pero eso no importa. 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna