Sandro_Botticelli__La_nascita_di_Vene

 

el nacimiento de Venus

 

Es el momento, fuera del tiempo, en el que Venus va a desembarcar en una tranquila orilla, como una marine

hermosísima que llegara de incógnito, en secreta misión, montada en una nave quizá estratégica y anfibia,

como un vaporcito encantado con camuflaje de sencilla concha marina.

Tal vez llega desde fuera del tiempo, pero llega, del misterio, con retraso, tardando, haciéndose esperar, quizá

porque ya sabe que la mujer tiene una ausencia deliciosa: uno de sus poderes consiste en retrasarse o en estar

ausente, en no llegar todavía.

Merodeando sin más, a uno le enternece ver cómo el pintor ha buscado la belleza de esta muchacha: con unos

trazos que van hacia el cómic, con los empeines abultados y todos los diez dedos diez larguísimos, y esa espléndida

melena pelirroja con una cinta azul que no recoge el pelo, y la mano abierta y bonita que esconde sólo un pecho.

Ella misma, en su ser vivo –que es lo que nos interesa- parece traspuesta o ausente, ensimismada o absorta,

quizá transportada o transida, como si tuviese alma de más, más alma, tal vez un sobrante de inefables, de

imponderables extracorpóreos que la elevan a esferas superiores mientras ella ‘martiriza un colibrí de amor entre

los dientes’ –como dijo el poeta.

Tal vez por eso nos hace sentir el paraíso: quién nos defenderá de tanta belleza.

Pero no se la ve chispeante, chisposa, sino apagada, casi ojerosa, como si hubiera perdido el cinco de copas:

le falta marcha. Hay un rumor de girasoles o de hélices, tal vez es la nave de Venus que aterriza, deteniendo el paisaje.

Sin duda la muchacha está en su color, y engendra rosas y lilas de la tierra muerta. ¿Es una muchacha gigante?

No, no: cabe bien en un sueño cotidiano. ¿Es rubia o morena? Bueno: es rubia y morena, pero no se llama libertad ni

empresa ni energía: se llama Venus.

 

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

Merodeos: el desnudo femenino en la pintura

El nacimiento de Venus


 

Sandro Botticelli (1445-1510)

El nacimiento de Venus – La nascita di Venere -1483-1485

Témpera sobre panel de 278.5 X 172.5 cm

Uffizi Gallery –Room Botticelli

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.