Maja_desnuda

 la maja desnuda

 

Parece que quiere sonreír, que su intención es sonreír, que va hacia la sonrisa, pero todavía no, todavía no.

La maja se ha estampado un florón de colorete en cada mejilla con el estilo eficaz de una niña cuando le

quita las pinturas a su madre.

La maja no es hermosa, ni siquiera guapa; tampoco está desnuda, si acaso desvestida o desnudada: parece

claro que se ha quitado la ropa, pero hay mujeres que no van nunca desnudas, que no se pueden desnudar

porque siguen vestidas aunque se quiten la ropa, y algo parecido le pasa a la maja: no tiene un desnudo sensual,

erótico, cálido, cachondo, sino que va abrochada, abroquelada, acorazada de piel pálida, cerrada de piel cruda

hasta el cuello -que, dicho sea de paso, lo tiene más bien corto, escaso: como si la cabeza le encajara directamente

en el tórax-.

Tal vez es fría o está fría, como si fuera una mujer de cuerpo muerto, un cuerpo femenino en la morgue, preparada

para la autopsia: un desnudo de pecera. No está bien aposentada, bien tumbada en el tobogán verde: parece rígida,

tiesa, apenas apoya los pies, como si los tuviera en vilo –o como si toda ella estuviera en vilo-.

 El vello púbico no es, en ella, más que un trasunto que se le escurre entre los muslos. Entonces: ni desnudo

sensual ni impúdico, sino un desnudamiento o un desvestimento frío, de objeto de adorno en la repisa.

Parece que Goya la pintó con mirada de forense, porque está limpia, lavada hasta de pezones, puesta a secar

después de un buen restregado con agua fresca de la sierra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

Merodeos: el desnudo femenino en la pintura

 


 

Francisco de Goya (1746-1828)

La maja desnuda, 1795-1800

Óleo sobre lienzo de 98 X 191 cm

Museo del Prado, Madrid

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.