Charles_Mengin__Sappho

safo

Hay un aire metafísico en su vacío, o un vacío en su aire metafísico. Tal vez está queriendo meter todos

sus poemas en un solo silencio, en un paquetito mudo que podrá atarse al tobillo antes de tirarse al mar.

Safo está pensando en binario porque es un lenguaje que le gusta a la hora de tomar decisiones, y sabe

que, si saca el 1, resonará hasta el infinito, pero si saca el 0, todo callará.

Está hermosa como una gallina negra que quiere morirse con alma y todo, aunque le cae antipática toda

la parentela de la muerte y sabe que la sombra es gorda y gorda: dos veces gorda, sombra a sombra.

Safo, para ayudarse a decidir, se va añadiendo ceros a la izquierda, se cuenta las piernas, se pone entre

paréntesis, se escucha redonda entre sus tímpanos alucinados.

No hay nadie, no hay nadie, tan sólo piedras de par en par, hasta el hueso: nadie la busca, nadie la reconoce:

se siente áspera y melenuda, entre barrotes y sin adentros. Tiene las ojeras crecidas de tamaño e irritadas

de color y oye que la sierra de su alma se ha puesto en marcha para cortar y cortar: como en los enormes

mataderos, descuartiza a los caballos que todavía están vivos, que relinchan y buscan el origen del dolor

con los ojos abiertos.

Está más humana con los pies descalzos, tal vez entonando una de esas canciones que aprendió de su madre

o de la vida; cualquiera de esos cantos que ella escribió a lirazos, enamorada y hermosísima.

 

 

 

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

Merodeos: el desnudo femenino en la pintura


 

Charles Mengin

Sappho -1877

Óleo sobre lienzo de 230.7 X 151.1 cm

Ubicación: Manchester Art Gallery

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna