el-nadador

el nadador

Al nadador aún le pasan cosas en la vida. Tal vez es un tipo inconformista que, con un golpe de carácter, se ha dicho:

a la mierda los torpedos: avante toda. Y allá va, tirando del hilo, del cable neurocerebral, de la hebra del destino: forzando

los brazos, los ritmos, las cadencias, el tiempo de madurar.

Es un ciudadano largo, longitudinal, perfecto y acuático, voluntario de la vida y con el cutis inmediato, que le habla al agua

en voz baja, muy baja, muy suave, con verbos auxiliares, como le hablaría a una mujer amada.

No es extraño que se haya metido en el agua: como tantas otras veces, la tierra está sangrando, y al nadador, como al

caballo del otoño, el aire que le sigue tiene forma de océano.

Desde la orilla lo escuchamos pasar como haciendo ruido de cristales o de ojos fijos, y un sonido de soledad o de silencio

o de sí mismo: como alguien que bracea en el agua, en suma, que es lo que está haciendo, como una embarcación bonita

y sonora de respiraciones. Y tal vez nadará a través de los viejos portones de la tarde, quizá siguiendo los larguísimos huesos

de la noche o cruzando las lluvias cansadas, porque puede llover en cualquier momento: esa luz es casi del mismo color

apagado que la sombra y está vengándose de los colores y tirando los brazos por la borda.

Se dice que siempre son los mejores nadadores los que se ahogan, pero aunque mire hacia atrás, ya no puede hacer nada:

el deporte es la mayor escuela de vanidad.

La muerte puede consistir en ir perdiendo la costumbre de vivir y eso se consigue mejor en el agua, donde, además, el cuerpo

se parece mucho más a la tumba del alma. 

En el agua, el nadador está entre paréntesis o en la trastienda de sí mismo, ajeno a las tareas sucias de la tierra firme y al

precio del dinero, esperando sin esperar a que su cuerpo se canse de tanta agua tonta. De momento va cómodo de agujas,

crudo de color, bravo, fresco y suave.

Confiamos en que, cuando salga del agua, cierre bien esa pila bautismal.


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.