[ezcol_1half]

–       

ruby-aldridge

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]    

 

 la adolescente pura

 

Ruby es una adolescente pura a la orilla de un

océano blanco, y uno, sencillo merodeador, viéndola,

mirándola en la ventanita, se vuelve también puro

y quizá incluso adolescente: se dice que tenemos

la edad de lo que amamos.

Luego, enseguida, cuando dejo de ver y de mirar

a Ruby, de amarla visualmente, vuelvo a mis años

y mi cabeza se vuelve impura, como ha sido siempre.

Ella lleva un sencillo peto tejano o vaquero,

abrochado en el ojal más alto de los simples

tirantes que visten escuetamente sus dulces

hombros.

El viento y la brisa le despeinan apenas el

cabello, la sencilla melena de color castaño

con la que va por la vida, aún adolescenteando,

pero pronto, enseguida, se le pondrá mirada de

mujer y boca de mujer y gestos de mujer y

actitud de mujer, y acabará siendo una mujer,

aunque se espera que conserve siempre unos

gramos, unos milígramos de pureza adolescente,

que es algo que no se encuentra en el mercado

del capital. [/ezcol_1half_end] 

Viendo, mirando a Ruby, se hace quizá más patente que la piel es un asunto continuo: la misma piel de sus brazos,

del pecho con un corazoncito de oro, de los hombros y del cuello, sigue, se continúa de manera unánime en su cara,

y llega hasta sus ojos, a los que envuelve y protege, y hasta su mirada. 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.