5

 

 

stanton

 

 

Lee Jeffries, el fotógrafo de Stanton, ha titulado esta foto ‘El final del verano’, lo que nos permite saber que

este hombre está buscando, con la posición de la cara y los ojos cerrados, los últimos soles de la temporada.

Uno tiende a pensar que algunas o bastantes o muchas de las personas de esta humanidad última, han

perdido la apuesta de su vida –su vida como apuesta- o, mejor, alguna de las varias apuestas de su vida.

Aunque, tal vez, no fueran ellos mismos los que apostaron, o ni siquiera llegaron a saber que habían aceptado

una apuesta. Porque en este juego, con frecuencia, no cuenta el verdadero sentido de las cosas: ganan o  pierden

las apariencias: las normas son miserables y uno queda descalabrado por la apariencia de una derrota –que

no por ser apariencia es menos virulenta-.

Sabemos que a veces las cosas no son como son, pero tampoco son de otra manera.

También sabemos que, a veces, la vida no tiene sentido o, incluso, que en gran parte nunca sucedió. Pero

estos datos, que son ciertos, no se aceptan como justificantes, ni siquiera como atenuantes.

Hubo, para él, para Stanton, algo así como una separación de las cosas y la tierra quedó en una extraña penumbra:

se le perdieron los colores, las diferencias: y cuando no hay diferencias todo es una sola y gran indiferencia: infiltrante,

insidiosa, implacable.

Ya conocemos cómo sigue su historia sin historia: nadie sabrá su nombre; irá sobreviviendo de sol y chocolate;

no conseguirá juntar el principio con el fin: sólo le quedará, tal vez, si acaso, su estilo tan propiamente vegetal

de detenerse, tomando el último sol, como olfateando el aire, la última brisa del día, a medio camino entre la nada

y la nada, detenido en los peldaños de una escalera tonta, sin sentido, que nunca sube ni baja a ningún sitio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

merodeos: la humanidad última

© Fotografía de Lee Jeffries


 

 

 

 

 

 

4 Comentarios

  1. Mabel Bellante

    A primera mirada, el hombre me pareció estar más allá de todo, indiferente a las superficialidades que transitamos en la vida. La sensación: «probablemente si se hubiera dado cuenta antes…» no es tan fuerte como el sosiego de conciencia. Lindo traje, en fin, miradas… 😀

    Responder
  2. Mabel Bellante

    ¡que sólo es grave la muerte, hombre!, y ni siquiera…

    Responder
  3. caballo

    Mabel: se trata de un merodeo, que no es siquiera una teoría mínima de la situación de este hombre. El merodeo

    es, por definición, la estrategia de los enamorados: volver sobre el asunto, insistir para comprender algo más, no pasar por

    encima como sobre ascuas. Quizá lo que es una -primera- propuesta de explicación resulte trivial: con todo, hay -para mí- una

    vía que no conviene utilizar: la generalización: un merodeo es siempre concreto, se aleja de la teoría -o lo intenta-.

    Responder
  4. caballo

    Mabel: sigo -disculpa por tanta palabra junta-. Otra de las pretensiones del merodeo es atravesar las apariencias. En los

    dos mensajes tuyos hablas de soluciones prácticas: si se hubiera dado cuenta antes no estaría en la miseria; en el segundo

    mensaje me dices que no me lo tome a la tremenda, que ni siquiera la muerte.

    El sosiego de la conciencia del tipo es superior o mejor que las superficialidades de la vida: sin duda. Pero -entiendo- que

    hablamos de una pobreza de solemnidad -no sé si se dice así en Argentina-: hablamos de la miseria: lo malo de la miseria

    es que la pobreza se ha hecho excesiva en duración y profundidad, y el tipo vive en la intemperie interminable. Pero lo malo

    de la intemperie no es que no le sobre dinero -que es la apariencia- sino que ha perdido la posibilidad de decidir entre iguales.

    No tiene un lugar entre los hombres desde el que pueda influir, en ninguno de los ámbitos de la vida, con sus decisiones.

    Ya: espero no haber resultado excesivamente grave. Pero ¿por qué están, existen, esos tipos y tipas? ¿Se trata de algo

    voluntario? ¿Cuáles son -si las tiene- las razones de un mendigo -no de la mendicidad, sino de muchos mendigos concretos?

    Es el sentido de este merodeo; y de todos los demás.

    Un saludo cordial

    Gracias

    Narciso

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención