El tobogán


Si atravieso la última espiral,

complétame la fuga con un beso

por debajo del lóbulo; con eso

vendería mis bienes por el mal.

Qué sencillo este juego: la moral

se muere entre tus piernas por exceso,

entrego la conciencia y luego ingreso

en tu nerviosa boca de panal.

Inventar un idioma que se calle.

Malhablarnos.

Hacer de ti a mordiscos

mi mejor apetito hasta que estalle

la tacaña razón de los ariscos,

lo obsesión por cuidar cada detalle,

el miedo a que el placer nos deje bizcos.

 

 

 

 


Andrés Neuman


El tobogán

De El tobogán, Hiperión, 2002

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.