Edita-N

 

 

edita

 

Qué desbarajuste de pelo y de piernas, de dedos y de fruncidos.

Como sucede con frecuencia con las mujeres hermosas, no sabemos si nos mira ella o su belleza;

no sabemos si nos ve con sus ojos de ahora o con los de siempre, que son los que le puso un día el señor

chanel y ella no se ha vuelto a quitar, para qué.

El merodeo es un arte de dudas exactas, ya lo dijo Maestro Ortega: o se hace precisión, o se hace

literatura, o se calla uno. Pues bien, los merodeadores hacemos precisión.

Una mujer puede desordenarse mucho más que un árbol, mucho más que un caballo, mucho más

que un hombre. Y, además, un árbol desordenado es leña, a un caballo desordenado hay que sacrificarlo,

un hombre desordenado tiene que reordenarse, pero una mujer puede desordenarse y, encima, estar más

en su ser, e incluso más hermosa.

Cuando miramos a una mujer a través de la ventanita de una fotografía, a (algunos) merodeadores

nos parece que ellas tienen un objetivo, una finalidad, una meta que es simplemente estar. Están, ya está: como

dice el poeta: sólo la vida, así: cosa bravísima.

Estas (y otras similares) son las dudas exactas que (algunos) merodeadores amamos. ‘Y hablan un

idioma lento amarillo feliz como un lazo de oro en el cuello’, dice el poeta, que (también) se dedica a la belleza.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.