XXI


En un auto arteriado de círculos viciosos,

torna diciembre qué cambiado,

con su oro en desgracia. Quién le viera:

diciembre con su 31 pieles rotas,

el pobre diablo,

Yo le recuerdo. Hubimos de esplendor,

bocas ensortijadas de mal engreimiento,

todas arrastrando recelos infinitos.

Cómo no voy a recordarle

al magro señor Doce.

Yo le recuerdo. Y hoy diciembre torna

qué cambiado, el aliento a infortunio,

helado, moqueando humillación.

Y a la ternurosa avestruz

como que la ha querido, como que la ha adorado.

Por ella se ha calzado todas sus diferencias.

 

 

 

César Vallejo

Trilce XXI

Obra poética completa preparada por

Georgette de Vallejo

Lima, Francisco Moncloa Editores, 1968

Lima 2009

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna