[ezcol_1half]    

Georgia-Hilmer

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]    

georgia

 

Georgia está en la ventanita del merodeo

con las manos sumisas, casi devotas y con

esa bata o sobretodo que la pone uniforme

y completamente neutra, como vestida de

colegio o de hospital o de lluvia, y con el pelo

castaño recogido hacia atrás, invisible: tal vez

por eso su cara parece más abundante de

labios y más intensa de mirada y más penetrante

de olfato, con las fosas de la nariz abiertas hacia

delante.

Georgia es consciente de su boca, de sus labios,

y los aprieta muy levemente, y así sobresalen un

poco más, y la boca, sin empezar a abrirse, no

está ya cerrada: como cuando un beso comienza,

o quiere comenzar.

Ni siquiera cejas, ni pestañas visibles: las cuencas

de los ojos al viento, al descubierto, como cráteres

lunares que nos miran con una luz oscura y un brillo.

Y la nariz: larga, huesuda, animal.

Georgia ha pasado, tal vez, una difícil prueba de

belleza sin más apoyo que su belleza. 

Se dice que quien busca la belleza en la verdad es

un pensador y quien busca la verdad en la belleza

es un artista.Tal vez con Georgia se están intentado,

al mismo tiempo, la verdad y la belleza.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.