hailey-clauson

 

 

que no y que no

 

Hailey ni siquiera utiliza los ojos, la mirada de mirar, para decirnos que está enfadada, disconforme, molesta:

le basta con hacer, de su boca, una bocaza; con poner los labios como labiazos y curvarlos hacia abajo para que el

mundo mundial que la rodea sepa que no y que no.

Quizá ya sobreactuando, apoya además su enfado con los brazos, negros de guantes y rosados de piel:

ha echado los cerrojos en vertical y en horizontal, con la mano en la que apoya la barbilla cerrada en puño de puñetazo.

Además del negro, que es el color de la muerte porque devora todos los colores de la vida; y además de una

falda total, acampanada y rigurosa como un ataúd, Hailey apoya también su descontento con los tirantes negros que

cruzan sus brazos y que son todavía más cerrojos atravesados, más señales de prohibido el paso, más clausura.

Como sencillo merodeador, me gusta el sombrero dislocado, con la cumbre mirando al este, que se ha

encasquetado, y me gusta el pelo castaño claro, enmarañado como si estuviera persiguiéndose a sí mismo.

Y los hombros repentinamente desnudos, espléndidamente desnudos, de manera que, por contraste, están más

desnudos que cualquier otro hombro en sencilla desnudez . Ay, la hermosísima Hailey.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna