Ella, con su presente recién tejido por la memoria, construía caminos de ganchillo que otros recorrían,
creyéndose descubridores. Y con su voz de hilo, unía vidas con otras vidas, hasta que sus voces hacían
de bóveda de su soledad acompañada. Y así le empezó a gustar la lluvia que caía sólo para ella, y distanciada
en la tibieza, miraba, engullendo
al que se soltaba. Y al final de sus días se convirtió en humana y lloró,
deshaciéndose el sortilegio. Y desde su limbo
construyó su paraíso eterno, que es al que todos vamos,
cuando nos perdemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

____________________

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.