elkin restrepo

 

 

 

No está mal (amor) que, de vez en cuando, lo nuestro se permita

un tris de romanticismo, una bocanada de ensueño, una gota de alquimia.

Hoy la noche se presta; la noche que, sobre la montaña rehace la canción de la luna

y ofrece alivio y embrujo al relato de nuestros sentimientos.

Hoy, como en alguna película tonta, buscaremos ser felices y amables, un par de amigos fantásticos.

Olvidémonos, pues, de penas y amarguras que nos distraigan;

olvidémonos de la pobre ceniza que espera al borde de los simples sueños,

del desasosiego infinito de cada jornada y acudamos, por favor, al paraíso

prohibido de nuestras bondades y saludes domésticas;

acudamos al oro saqueado de nuestra estación marchita.

 

La noche se ofrece a nuestro vicio.

 

Que tu boca arda largamente en el viejo favor de mi cuerpo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Elkin Restrepo

de ABSORTO ESCUCHANDO EL CERCANO CANTO DE SIRENAS

Elkin Restrepo Gallego, 1985

Ediciones Autores Colombianos


 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.