un invierno en lisboa

Es verdad que Lisboa, en invierno, no tiene la

consistencia de una ciudad del norte. El aire

es húmedo, el frío no entra en el alma, y no

existen los blancos puros, ni los cenicientos que

duran, ni siquiera el sentimiento inquietante

de que el mundo se detuvo bajo la mortaja celeste.

Las ciudades, no obstante, engañan. Y en Lisboa,

en invierno, hay quien sufre con la soledad

que cae con la tarde. Un final de frase puede traer

consigo la percepción de la muerte, y ninguna palabra

conseguirá dar un sentido a quien no sabe

qué camino seguir, o en qué café entrar.

En Lisboa, en invierno, puede verse, de

vez en cuando, una mariposa perdida entre

los coches mal aparcados. Sus alas

no brillan, y hasta puede dudarse

si estará viva o muerta. Pero cuando los dedos

se aproximan para cogerla, ella se agita,

parece huir y, finalmente, cae al suelo.

Es verdad que, en invierno, poco le queda

a una mariposa salvo morir. Pero quien ve

en ella la ilusión de que la primavera se aproxima,

se pregunta después: «¿Es esto la vida: crisálida

de nada, vacío, angustia de nunca haber sido?».

Nuno Júdice

antología poética Devastación de sílabas,

con selección e introducción de Pedro Serra

traducción de José Luis Puerto

editada por la Universidad de Salamanca y Patrimonio Nacional

 

Nuno-Júdice


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención