lo peor, con mucho, es la lógica de bajo nivel, que a menudo se mezcla

con un disminuido sentido común o con una mentalidad cargada de prejuicios

ritualizados o con una pasta mental hecha de supuestos falsos o con un entendimiento

opaco que sólo puede oscurecer cualquier asunto o con una suficiencia injustificada

que utiliza solamente argumentos cómicos o con cualquier propensión o pretensión

o inclinación o desviación o perversión.

 

así son las cosas, la actividad mental que no es ni mental ni actividad alguna,

sino petulancia o insuficiencia o capricho o trivialidad o un simple perrenque,

es lo que hay y no hay nada más, el personal no piensa, sólo sospecha o

supone o se figura o intuye o desconfía o le parece que.

 

así es, en vez del entendimiento más bien una penumbra con tropezones o

una completa oscuridad surcada por chispitas errantes o un simple y seco

agujero como la boca de una cueva o un hueco mental y cerebral con ecos

de otros tiempos o una barandilla sin más sin puente sin farolas sin agua

ni río ni peces o una perplejidad fija a sacudidas tontas, en fin.

 

es lo que hay, así son las cosas cuando una especie comienza la extinción

y se hace despreciable, estúpida, cruel.

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna