Las supersticiones van que vuelan. ¿Por qué Dios o cualquier otro delegado divino

debe cuidar de manera especial de los enfermos, sobre todo si son moribundos y más aún

si se trata de niños?

 

¿Dios está realmente más cerca del policía que abate de un tiro al terrorista que estaba

acribillando a una multitud inocente en el parque?

Algunos pensadores más o menos heterodoxos de la Historia hubieran afirmado que Dios

—o ese delegado divino— estaría más bien con el terrorista al que la policía ha abatido.

 

 

Con todo, ¿creemos, podemos creer realmente que Dios o su delegado están ahí, a favor

o en contra de unos u otros?

 

La caída de nivel —en varios sentidos— de esos supersticiosos ejemplos es máxima, completa.

 

 

¿Dios está más tiempo o más cerca de la madre que está embarazada de cinco meses que

del empleado de banca que acaba de engatusar a un enfermo de Alzheimer?

 

¿Dios se distancia, asqueado, del proxeneta que acaba de cortarle la cara a la puta porque sólo

le ha traído cinco dólares?

 

¿Dejamos, permitimos, necesitamos que Dios nos acompañe, o esté más cerca de nuestra gente

favorita, o más débil, o más desgraciada?

 

Se trata de unas supersticiones realmente penosas, del todo miserables, indignas de ser

imaginadas por alguien que se considere humano.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna