Herman y la madre de Custer

A veces, la vida nos pone en extraños aprietos que no admiten solución, nos mete y nos mantiene

en enrevesadas historias que no son nuestras, o que un día fueron nuestras pero dejaron de serlo.

Otras veces, la vida rompe en un instante todos los lazos que nos estrangulan, y nos deja a la intemperie,

desmemoriados y disponibles.

– Herman, por lo que más quieras, véndeme de una vez a tu madre.

– Y dale. A ver, ¿para qué quieres tú a mi madre, que ya no cumplirá los ochenta,

¿se puede saber para qué la quieres, Custer?

– Cien euros… ciento cincuenta euros y no se hable más.

– Hay que joderse. Explícame qué perrenque te ha entrado con mi madre, Custer, que ya no puede ni

comer sola, y se mea y se caga encima como una potrilla loca.

– Que yo siempre he querido a tu madre, Herman, siempre la he amado. Su cabello negro, sus ojos negros,

su negra piel, su ancha y negra sonrisa… Recuerdo, yo debía de tener entonces unos catorce años, que

me lanzó una pelota de baseball desde el final de la calle; ni la vi pasar, Custer, solamente escuché el zumbido

y después un golpe seco cuando se incrustó en el tronco de un alcornoque.

– Sí, tengo que reconocer que era una buena pitcher; jugó con Mike Mussina, y la querían fichar los Marineros

de Seattle, pero siempre decía que el baseball no era un juego serio.

– ¿Y cuando cruzó a nado el canal de la Mancha en pleno invierno, todo infestado de tiburones?

– No nadaba mal, es cierto, pero siempre decía que de la natación lo que no le gustaba era el agua, y menos aún

el bañador, que sólo se nada bien de verdad en cueros.

– Trescientos euros y no se hable más, Herman. La cuidaré como a una princesa, mejor, mejor que a una princesa.

– Si se pasa la noche cantando Georgia on my mind, Custer, ¿tú sabes lo que haces?

– Yo también me paso la noche cantando Georgia on my mind, Herman, como ella. Claro que sé lo que hago,

es el amor, es el amor.

– Te advierto que está convencida de que es hija de la cabra, así que tendrás que llevarte también a la Llorona.

Otros cincuenta euros, y la leche de la cabra para mí.

– Trescientos cincuenta y trato hecho.

– Cuatrocientos.

– Vale. Me paso a buscarlas después de cenar. Gracias, Herman, me haces feliz.

A veces la vida y la muerte se confunden, se mezclan, una entra en la otra como si fueran amantes hermanas, como

una espada en el tronco de un árbol; otras veces, en cambio, vida y muerte parecen evitarse, odiarse, contradecirse,

querer ocupar el mismo lugar al mismo tiempo, como hermanastras envidiosas y rivales, como eternas enemigas.

 

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

Parejas vivas: Herman y la madre de Custer


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.