Pienso que en este momento

tal vez nadie en el universo piensa en mí,

que sólo yo me pienso,

y si ahora muriese,

nadie, ni yo, me pensaría.

 

Y aquí empieza el abismo,

como cuando me duermo.

Soy mi propio sostén y me lo quito.

Contribuyo a tapizar de ausencia todo.

 

Tal vez sea por esto

que pensar en un hombre

se parece a salvarlo.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

5 Comentarios

  1. caballo

    Caray, un brote de poesía vertical…

    no creo que tengas muchos poemas verticales, y menos todavía

    que los tengas organizados y numerados ()

    Pero se agradece incluso 1 solo vertical.

    narcisodaa

    Responder
  2. angel

    Acabo de pillar la poesía vertical vía web.

    En cuanto la tenga, cuelgo los que me parezcan mejores.

    Gracias de todas formas por el aperitivo.

    Ángel

    Responder
  3. caballo

    Oléeeeeeeee

    narciso

    Responder
  4. caballo

    ¡Queremos más poemas verticales, queremos muchos más poemas

    verticales, Master no seas tacaño con los poemas verticales… !

    narcisodaa

    Responder
  5. angel

    Mmmmm….bueeeeno!!!

    Oído cocina…

    Ángel

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna