No nombrar las cosas por sus nombres.

Las cosas tienen bordes dentados,

vegetación lujuriosa.


Pero quién habla en la habitación llena de ojos.

Quién dentellea con una boca de papel.

Nombres que vienen, sombras con máscaras.

Cúrame del vacío -dije.

(La luz se amaba en mi oscuridad.

Supe que ya no había cuando me encontré

Diciendo: soy yo.) Cúrame -dije.

Alejandra Pizarnik

Continuidad

poesía completa

Editorial Lumen

Barcelona 2005

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.