entonces el beso conocía el norte y el sur

Entonces el beso conocía el norte y el sur,

el este y el oeste de toda cartografía

como si antes de labio en medio de la lluvia

hubiera sido rosa de los vientos

o brújula del corsario de los siete mares.

Nada estaba preparado

-dormían las leyendas su sueño abisal-

y sin embargo no cabía margen alguno de error:

cada noche atracaba en su alborada,

cada zozobra en su bahía,

cada deseo en su rompeolas.

Así era el amor,

volver a casa

con la red llena de certidumbres

nunca un naufragio en alta muerte

silenciosa

como ahora.

 

 

 

 

 


Almudena Guzmán


Entonces el beso conocía el norte y el sur

El príncipe rojo

Hiperión 2005

Madrid

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.