Nunca más volviste

Nunca más volviste,

Daniel.

Desde entonces ya no hubo patio

ni baúles con especias,

ni la luz posó sus labios

en los membrillos del aparador.

Y en vez de tu cuerpo fue la fiebre,

la humedad,

el tremendo cansancio

fluyendo de los frascos de perfume.

Por la tarde se me cala el cabello

en un charco de polvo.

Por la noche agrietaba con los nudillos

el ventanal de mi cuarto.

 

 

 

 

Almudena Guzmán

Nunca más volviste

De «El libro de Tamar»

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.