Oh, náyade, nereida, ninfa, sirena, tía

buena reproducida

todo color tamaño

casi natural muslos

apetitosos anunciando

un producto, pongamos,

anticongelante, verbi gratia

gratia plena de ganas de comerte

poseerte en pleno escaparate

lo malo es que sabemos que nuestro

atrevimiento

lo pagaría el seguro

y mucho peor saber que nuestro muerdo

no iba a encontrar una manzana viva

sino más bien sabor de cartonpiedra

y una falsa apariencia de relieve camal

en la litografía

y acabamos comprando cualquier cosa

en desagravio, buenas tardes,

por nuestros malos pensamientos.

 

 

 

 

Aníbal Núñez

Oh náyade, nereida, ninfa, sirena, tía

Taller del hechicero

Amaru editores

2010

Salamanca

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.