[ezcol_1half]

Fantasmas

.

Algunos fantasmas son mujeres,

ni abstractas ni pálidas,

con pechos tan flácidos como peces muertos.

No brujas, sino fantasmas

que vienen, moviendo sus brazos inútiles

como sirvientas descartadas.

No todos los fantasmas son mujeres,

he visto otros;

hombres gordos de blancos vientres

que lucen sus genitales como trapos viejos.

No demonios, sino fantasmas.

De uno retumban sus pasos descalzos,

mientras da bandazos sobre mi cama.

Pero eso no es todo.

Algunos fantasmas son niños.

No Ángeles, sino fantasmas;

se enroscan como tazas de té rosadas

en cualquier almohada, o patalean,

mostrando sus traseros inocentes, clamando

por Lucifer.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

Ghosts

.

Some ghosts are women,

neither abstract nor pale,

their breasts as limp as killed fish.

Not witches, but ghosts

who come, moving their useless arms

like forsaken servants.

Not all ghosts are women,

I have seen others;

fat, white-bellied men,

wearing their genitals like old rags.

Not devils, but ghosts.

This one thumps barefoot, lurching

above my bed.

But that isn’t all.

Some ghosts are children.

Not angels, but ghosts;

curling like pink tea cups

on any pillow, or kicking,

showing their innocent bottoms, wailing

for Lucifer.

[/ezcol_1half_end]

 

 
Anne Sexton

.

Fantasmas

The Complete Poems: Anne Sexton, 1999

Versión de Roberto Sanz

 

 

.


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.