Lluvia en la noche

 

A veces voy por un camino,

y el aire huele a lluvia,

y pasa un niño abandonado y llora,

como si recordara los árboles en sombra,

los pasillos en sombra, los juguetes

que se perdieron en un pozo.

Pero yo voy por el camino blanco,

y el camino se alarga, como el miedo a estar vivo.

El cielo se ha puesto grande, igual que el techo de los palacios.

Nadie se vuelva atrás: estamos

ante la noche, al raso, puros,

lavados por el agua que vino de tan lejos.

y la ciudad se ha hundido como un barco en desgracia.

y ya no queda nada…

He vuelto a creer en Dios,

y en las puertas cerradas, y el humo, y el milagro.

Tengo fe en el camino que se pierde,

con sus piedras y sus matas secas,

y de nuevo sus piedras, y la lluvia

y todo lo que es ruina y desamparo.

Tengo fe en el camino y en las catedrales de Dios,

y alzo los ojos para hablarle,

y la lluvia, entonces, me da en los ojos, y

Dios no está aquí, pero está aquí. Y avanzo.

 

 

 

.
Carlos Sahagún


Lluvia en la noche

Poesías escogidas (1957-1994)

Madrid, Anteo

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.