por último, sin ese buen aroma sucesivo

Por último, sin ese buen aroma sucesivo,

sin él,

sin su cuociente melancólico,

cierra su manto mi ventaja suave,

mis condiciones cierran sus cajitas.

¡Ay, cómo la sensación arruga tánto!

¡ay, cómo una idea fija me ha entrado en una uña!

Albino, áspero, abierto, con temblorosa hectárea,

mi deleite cae viernes,

mas mi triste tristumbre se compone de cólera y tristeza

y, a su borde arenoso e indoloro,

la sensación me arruga, me arrincona.

Ladrones de oro, víctimas de plata:

el oro que robara yo a mis víctimas,

¡rico de mí olvidándolo!

la plata que robara a mis ladrones,

¡pobre de mí olvidándolo!

Execrable sistema, clima en nombre del cielo, del bronquio y la

quebrada,

la cantidad enorme de dinero que cuesta el ser pobre…

 

 

 

 

 

 

César Vallejo

Por último, sin ese buen aroma sucesivo

De Poemas humanos

Obra poética completa preparada por

Georgette de Vallejo

Lima, Francisco Moncloa Editores, 1968

Lima, 2009

 cesar_vallejo


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna