al destino


Para mí siempre fuiste más real que Dios.


Preparando el decorado para una tragedia,


golpeando los clavos


Con sólo unos pocos amigos cercanos como invitados.

Sólo por resultar amable, dejaste coja a una joven hermosa,


y atropellaste a un niño con una motocicleta.


Puedo pensar en un millón de ejemplos parecidos.


De nuevo: ¿Cómo es que nos seguimos encontrando?

Una máquina que adivina el futuro en Chinatown


Quizás tenga la respuesta,


Una vieja puerta que cruje en una película de terror;


Una baraja de cartas que dejé en una playa.

Puedo sentirte cuando te acercas a mí en las noches,


Con tu respiración caliente, tus manos frías-


Y yo que ahora soy como un piano viejo


colgando de una cuerda al otro lado de la ventana.

to fate


You were always more real to me tan God.


Setting up the props for a tragedy,


Hammering the nails in


With only a few close friends invited to watch.

Just to be neighborly, you made a pretty girl lame,


Ran over a child with a motorcycle.


I can think of a million similar examples.


Ditto: How the two uf us keep meeting.

A fortune-telling gumball machine in Chinatown


May have the answer;


An old creaky door opening in horror film,


A pack of card I left on a beach.

I can feel you snuggle closet o me at night,


With your hot breath, your cold hands-


And me already like an old piano


Dangling out of a window at the end of a rope.

 

 

 

 

Charles Simic

Al destino

Mi séquito silencioso

Editorial Vaso roto

2014

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna