estibador



Allí, en la esquina, mirando fijamente su bebida.

La gorra, cual viga transversal de caballete,

La frente, una visera blindada, y mandíbula de martillo.

El habla encarcelada en el vicio de los labios.

Aquel puño daría un martillazo a un católico-

Oh, sí, ese tipo de cosas podría volver de nuevo;

El único alzacuellos romano que él tolera

Sonríe alrededor de su brillante pinta de cerveza.

Los mandamientos de Moisés golpean

en su interior como remaches;

Dios es un capataz con algunas ideas definidas

Que ordena la vida en tandas de trabajo y ocio.

Una sirena de fábrica anunciará la Resurrección.

Se sienta, fuerte y romo como una cruz celta,

Claramente habituado al silencio y a un sillón:

De noche la mujer y los niños guardarán silencio

Al portazo en la puerta y a la tos de fumador en el vestíbulo.

 

docker

There, in the corner, staring at his drink.

The cap juts like a gantry’s crossbeam.

Cowling plated forehead and sledge head jaw.

Speech is clamped in the lips’ vice.

That fist would drop a hammer on a Catholic

Oh yes, that kind of thing could start again.

The only Roman collar he tolerates

Smiles all round his sleek pint of porter.

Mosaic imperatives bang home like rivets;

God is a foreman with certain definite views

Who orders life in shifts of work and leisure.

A factory horn will blare the Resurrection.

He sits, strong and blunt as a Celtic cross.

Clearly used to silence and an armchair:

Tonight the wife and children will be quiet

At slammed door and smoker’s cough in the hall.

 

 

 

 

Seamus Heaney

Estibador

Death of a Naturalist, 1966, 1991

Muerte de un Naturalista

Traducción: Margarita Ardanaz, 1996

Edición bilingüe

Ediciones Hiperión

Madrid

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.