[ezcol_1half]       

The friends of Heraclitus

Your friend has died, with whom

You roamed the streets,

At all hours, talking philosophy.

So, today you went alone,

Stopping often to change places

With your imaginary companion,

And argue back against yourself

On the subject of appearances:

The world we see in our heads

And the world we see daily,

So difficult to tell apart

When grief and sorrow bow us over.

You two often got so carried away

You found yourselves in strange neighborhoods

Lost among unfriendly folk,

Having to ask for directions

While on the verge of a supreme insight,

Repeating your question

To an old woman or a child

Both of whom may have been deaf and dumb.

What was that fragment of Heraclitus

You were trying to remember

As you stepped on the butcher’s cat?

Meantime, you yourself were lost

Between someone’s new black shoe

Left on the sidewalk

And the sudden terror and exhilaration

At the sight of a girl

Dressed up for a night of dancing

Speeding by on roller skates.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]  

los amigos de heráclito

Tus amigos han muerto, con los cuales

Recorrías las calles,

A todas horas, hablando de filosofía.

Así que hoy anduviste solo,

Deteniéndote de vez en cuando a intercambiar lugares

Con tus compañeros imaginarios,

Y discutir nuevamente contigo mismo

Sobre las teorías de apariencias:

El mundo que vemos en nuestras cabezas

Y el mundo que vemos a diario,

Cuán difícil distinguir uno de otro

Cuando la pena y el dolor nos inclinan.

Ustedes dos divagan tan frecuentemente

Que te descubres a ti mismo en extraños barrios

Perdido entre fulanos poco amigables,

Teniendo que preguntar por direcciones

Justo cuando alcanzas el supremo entendimiento,

Repitiendo tú pregunta

A una anciana o a un niño

Quienes quizás son sordomudos.

¿Cuál fue ese fragmento de Heráclito

Que tratabas de recordar

A medida que te aproximabas al gato del carnicero?

Mientras tanto, tú mismo te extraviaste

Entre el nuevo zapato negro de alguien

Abandonado en la esquina

Y el súbito terror y el júbilo

A la vista de esa muchacha

Vestida para una noche de baile

Que aceleraba en sus patines.

 [/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 


Charles Simic

“The Friends of Heraclitus” from Walking the Black Cat.

1996 by Charles Simic.

Houghton Mifflin Harcourt.

Source: Walking the Black Cat (Houghton Mifflin Harcourt, 1996)

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención