[ezcol_1half]                

Celestial Overseers

Do they count my steps meticulously?

Have they reached a figure Of many zeros

separated by commas?

Could I have walked to the nearest star already?

Recall for me, please,

One of my first steps.

1 want the suit I was wearing that day pressed.

I want my mother to hold my hand tightly.

That must be our grandmother there

In the open coffin. Her hands arc chapped

From scrubbing so much

The floor we walk on in black shoes.

The three little steps I took then So that

I might be lifted up to kiss her,

And the three equally tiny ones to withdraw . . .

Do they still

resound at ever-receding magnitudes?

Could this large dog sitting sphinxlike

By the gray Atlantic

shore Still hear my new shoes squeaking

On the other side of the world?

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

Supervisores Celestiales

¿Cuentan mis pasos meticulosamente?

¿Han llegado a una cifra

de muchos ceros separados por puntos?

¿Podría yo haber caminado hasta la estrella

más cercana?

Rememoradme, por favor,

uno de mis primeros pasos,

quiero el traje planchado que usaba ese día

quiero que mi madre me coja la mano firmemente.

Esa debe ser mi abuela ahí

en el ataúd abierto. Sus manos están agrietadas

de tanto fregar

el suelo por el que caminamos con zapatos negros.

Los tres pasitos que di entonces

para que pudiera ser levantado y besarla,

y los tres igualmente pequeños que

di para retroceder…

¿Todavía resuenan en magnitudes que

retroceden eternamente?

¿Podría este perrazo sentado como una esfinge

junto a la gris costa atlántica

todavía oír crujir mis zapatos nuevos

al otro lado del mundo?

[/ezcol_1half_end]

 

 

Charles Simic

Supervisores celestiales

De “Gods and Devils”, 1990

Traducción Oscar E. Aguilera F. © 2001

Selección de poemas 

Universidad de Chile

First Harvest edition 1990

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.