XV.- El arte de reducir

Pensó que no sería fácil, pero quiso intentarlo. Salió de buena mañana; no era necesario apresurarse, sin embargo; el prado empezaba a la puerta del taller y desde las ventanas de su casa podía apreciarse en todo su esplendor de verde, en el frescor de la noche, en la hierba recién segada, en los árboles que lo circundan, en la brisa, en el olor, en el sabor de una brizna de hierba entre los dientes, no sería fácil, no.

Paseó despacio, al comienzo sin método alguno, en un ángulo del prado descubrió el inicio de un sendero, luego quiso recorrerlo de forma sistemática, palmo a palmo, se internó entre los pinos y aspiró con fruición el olor de los primeros eucaliptos, retiró algunas ramas, seleccionó tres o cuatro restos de poda y comenzó a serrar…

Paró en seco y por vez primera se preguntó:

__ “¿Qué estoy haciendo?”

No podía acarrear el bosque, ni llevarse consigo el prado, se dio cuenta de que elegir es reducir, no podía llevárselo, no un bosque, ni un árbol, ni una porción de bosque, ni una porción de prado…

Se tumbó en la hierba boca arriba mordisqueando una brizna, luego se revolcó en el prado y regresó lentamente a casa…

No podía llevarse consigo el olor, el color, el viento,la inclinación del terreno, la luz… ni una brizna de hierba siquiera.

Ya en el taller, observó atentamente; sobre el caballete un lienzo preparado, en blanco; se miró en el espejo y descubrió en su cabello una brizna de hierba… la recogió con delicadeza y con un poquito de cola la fijó en el lienzo…


La brizna de hierba incluye todo el prado, pero borra el prado también, el prado ya no existe.

 

 

 

Dan Pagis

The Selected Poetry of Dan Pagis

University Of California Press 1996

Traducción al inglés de Stephen Mitchell

Poesía hebrea contemporánea

Ediciones Hiperión, Madrid, 2001,

Traducción de Teresa Martínez

desdeldesvan.blogia.com

Mariano Ibeas

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Mariano

    Si publicáis algo que no es vuestro, al menos podríais citar el autor, que no se esconde, en este caso Mariano Ibeas, por ejemplo.

    Responder
    • Ángel Ferrer

      Por supuesto Mariano, lo ponemos cuanto antes.
      Disculpa, este artículo tiene muchos años ya.

      Muchas gracias

      Ángel

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención