[ezcol_1half]                     

The sharks

Well then, the last day the sharks appeared.

Dark fins appear, innocent

as if in fair warning. The sea becomes

sinister, are they everywhere?

I tell you, they break six feet of water.

Isn’t it the same sea, and won’t we

play in it any more?

I like it clear and not

too calm, enough waves

to fly in on. For the first time

I dared to swim out of my depth.

It was sundown when they came, the time

when a sheen of copper still the sea,

not dark enough for moonlight, clear enough

to see them easily. Dark

the sharp lift of the fins.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

Los tiburones

Pues bien, el último día aparecieron los tiburones.

Aparecen unas aletas negras, inocentes

como para precavernos. El mar se vuelve

siniestro, ¿están en todas partes?

Créeme, dejan una estela de seis pies.

¿No es éste el mismo mar, y ya no jugaremos

en él como antes?

Me gustaba claro y no

demasiado tranquilo, con suficientes olas

para levantarme. Por primera vez

me había atrevido a nadar en lo hondo.

Vinieron al atardecer, la hora

del mar calmo con un brillo de cobre, aún no muy oscuro

para que hubiera luna, aún

bastante claro para verlos fácilmente. Negra

la afilada punta de las aletas.
[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 


Denise Levertov


Los tiburones

Antología poética

Hiperión 2013

Madrid

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna