[ezcol_1half]                       

¡Ay, Dios mío!

¡Ay, Dios mío, qué es lo que amamos!

¿Esta carne puesta en nosotros como un guante arrugado?

Huesos tomados deprisa de alguna lujuriosa cama,

Y por ímpetu, el empujón del diablo.

Qué es lo que besamos con prisa,

Esta boca que busca la nuestra, o aún más ese

Pequeño ojo lastimoso en la engañada cabeza,

Como si lamentara aquello que a nosotros nos falta.

Este pálido, este más que anhelante oído atento

Que oye de la lastimosa boca el suave lamento,

Para marcar la silenciosa y la angustiada caída

De aún otra caliente y deformada lágrima.

Brazos cortos y magullados pies muy separados

Para caminar eternamente con nosotros desde la salida.

¿Ay Dios, es esta la razón que amamos

No son tales cosas golpes mortales al corazón?

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

……….

Ah my God!

Ah my God, what is it that we love!

This flesh laid on un like a wrinkled glove?

Bones caught in haste from out some lustful bed,

And for momentum, this a devil’s shove.

What is it that hurriedly we kiss,

This mouth that seeks our own, or still more this

Small sorry eye within the cheated head,

As if it mourned the something that we miss.

This pale, this over eager listening ear

The wretched mouth its soft lament to hear,

To mark the noiseless and the anguished fall

Of still one other warm misshapen tear.

Short arms, and bruised feet long set apart

To walk with us forever from the start.

Ah God, is this the reason that we love

Because such things are death blows to the heart?

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

Djuna Barnes

¡Ay, Dios mío!

Versión de Osías Stutman y Rosa Lentini

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.