Vallotton_Das_Bad_Sommerabend_1892

 

 

 

 

 

Das Bad Sommerabend

 

Los rayos de sol son visibles y caen doradamente sobre el mujerío que se baña una tarde de verano. Cada una de ellas, que vienen a ser veintidós,

tiene su propia figura, su estética individual, su diferente grado de piel morena o pálida o bronceada, su peinado y sus costumbres, su singular manera

de moverse y su personal expresión.

Como sencillo merodeador, uno aprecia este abigarrado cuadro porque tiene magia, aciertos y muchos pormenores, de modo que desearía dejarlo

abierto a un merodeo general, universal, y escuchar luego, más tarde, otro rato, muchos merodeos distintos, cada uno con su perspectiva y sus fijaciones.

Sin intención de ser exhaustivo, sino simplemente para compartir las propias querencias, me gusta la mujer central que está en primer plano, con ese

poderío de actitud y de tetas y que avisa o riñe a lo que por sentido común sería un gato negro pero que puede ser un pez; me gusta la anciana arrugada

y morena de piel, con el culo caído, que está de espaldas, como tocando la guitarra; y la pálida con el viso blanco y la mirada mística que baja por las

escaleras como al martirio; y el extraño camino que parece un fuego pálido; y la que se ha sentado dentro del agua y asoma con un pelo primitivo y una

mirada de batracio; y, al lado de ella, las manos caídas de la mujer morena; y el pelo negro de la que se peina; y los vestidos blancos y negros dejados

sobre la hierba como animales, como vacas extrañas. Y la mujer que se ha dormido tumbada al sol, desordenadamente, y la criatura extraña que está

detrás de ella y nos mira con un pelo muy rizado y muy rubio.

Merodeando y no merodeando, uno podría quedarse mucho tiempo siguiendo la marcha de las veintidós damas, sus desplazamientos e interacciones,

sus manejos y alianzas, sus vidas de tarde de verano.

 

 

 

 

 

 

Narciso de Alfonso

Merodeos: el desnudo femenino en la pintura


 

 

Félix Valloton (1865-1925)

Das Bad Sommerabend -1892

97 X 131 cm

Kunsthaus Zürich

Depositum der Gottfried Keller-Stiftung

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.