[ezcol_1half]                       

Elizabeth

Elizabeth, a pesar de Zenón y de otros sabios,

sin duda corresponde

-la lógica y el hábito lo ordenan-

que en tu libro se escriba primero tu nombre;

y yo tengo otras razones para hacerlo,

al margen de mi gusto por la contradicción.

El poeta -si es poeta- que explora las alcobas

de la Ficción o la Realidad en busca de las musas,

ha estudiado muy poco su parte, no leyó nada,

ha escrito menos, en suma, es un tonto

carente de alma, de juicio y de arte,

cuando ignora una regla elemental,

empleada incluso en las tesis de la escuela,

llamada -olvidé la palabra griega-

llamada como sea, el sentido es el mismo:

«Siempre escribe primero las cosas

en lo más alto del corazón».

 [/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 

Elizabeth

Elizabeth, it surely is most fit

[Logic and common usage so commanding]

In thy own book that first thy name be writ,

Zeno and other sages notwithstanding;

And I have other reasons for so doing

Besides my innate love of contradiction;

Each poet – if a poet – in pursuing

The muses thro’ their bowers of Truth or Fiction,

Has studied very little of his part,

Read nothing, written less – in short’s a fool

Endued with neither soul, nor sense, nor art,

Being ignorant of one important rule,

Employed in even the theses of the school-

Called – I forget the heathenish Greek name

[Called anything, its meaning is the same]

«Always write first things uppermost in the heart.»

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

Edgar Allan Poe

Elizabeth

Poesías completas

Editorial Claridad, Buenos Aires, 2005

Versión de Ana G. Burgert

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna