[ezcol_1half]      

sarah brown

Maurice, no llores,

en realidad no yazco aquí bajo este pino.

La fragante brisa primaveral

susurra entre la hierba fresca,

brillan las estrellas, el pajarillo canta,

pero vos, sois el más afligido,

mientras mi alma reposa extasiada

en el bienaventurado Nirvana de eterna luz.

Ve donde el hombre de buen corazón

que es mi esposo, quien aún porfía

en declarar culpable nuestro amor:

dile a él que mi amor por ti,

no menos que mi amor por él,

labró mi destino-

que a través de la carne gané en espíritu,

y a través del espíritu, paz.

No hay casamientos en el cielo*,

pero sí hay amor.

*Mateo 22,3

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 

sarah brown

Maurice, weep not, I am not here under this pine tree.
 
The balmy air of spring whispers through the sweet grass,
 
The stars sparkle, the whippoorwill calls,
 
But thou grievest, while my soul lies rapturous
 
In the blest Nirvana of eternal light!
        
Go to the good heart that is my husband,
 
Who broods upon what he calls our guilty love:—
 
Tell him that my love for you, no less than my love for him
 
Wrought out my destiny—that through the flesh
 
I won spirit, and through spirit, peace.
  
There is no marriage in heaven,
 
But there is love.

[/ezcol_1half_end]

 

Edgar Lee Masters


-


Antología de Spoon River

Sarah Brown 33

bartleby.com

Almenas del Tiempo

Traducción de
Hernán Vargascarreño

Primera edición impresa

Santa Marta – Colombia

Fondo de Publicaciones Universidad del Magdalena

2003

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna