Peggy y el príncipe


Los calcetines siameses y la celulosa goteando personalidad

demuestran que lo textil pierde su fuelle,

justifican el adjetivo de meseta.

Yo exhibo mis venas en subasta pública,

me ajusto la corbata, apuesto en la barra un guiño

para que la suerte no se estanque igual que el ron.

Él hereda varios metros sobre los que escribir

aquello que custodia tras sus chapas:

por mi parte, huyo con Trotski balanceándose en mi nuca.

Mirar atrás es toparme con sus ojos tristes

hundidos en la generosidad continental,

escupir contra la frente una peonza sin ganas.

Tsunami con chocolate, digo;

cabizbaja, matemáticas, ojalá me quisieras.

De camino al taxi repito dos sílabas,

cruzo los dedos para el cierre de fronteras;

me vuelvo pirenaica. Clavo las uñas en el antebrazo

hasta teñirme la herencia y el castigo,

una tirita que alcance a los relojes.

Mi lengua es de color azul: es abandono.

 

 

 

 

Elena Medel

 

Peggy y el príncipe

En La Sombra del Membrillo

Junio 2004, N°. 2

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención