Alto pájaro cazado

.

Uno solo entre los perdigones instantáneos

inundó su blanco cerebro aéreo.

El plumaje se concentró, aspirando

una oscuridad artificial bajo las alas.

Una brusca asfixia

en la línea de vuelo determinó

esta caída libre fuera de la existencia

y del espacio injustificado.

Pero antes hubo el rastro azul

de una resolución

que la cacería quebró

en la plenitud de su parábola.

 

 

 

 

Joaquín Giannuzzi

 

Alto pájaro cazado

Principios de incertidumbre, 1980

Poesía completa

Biblioteca Sibila-Fundación BBVA, Sevilla, 2009

.


 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.