[ezcol_1half]

Casablanca


El amor es el muchacho que estaba

en la ardiente cubierta

probando a recitar

“el muchacho estaba en la ardiente cubierta”.

El amor es el hijo que tartamudeaba la elocución

mientras el pobre barco en llamas se hundía.

El amor es el obstinado muchacho, el barco,

incluso los marineros nadando,

a los cuales gustaría también un estrado en un aula

o una excusa para estar en cubierta.

Y el amor es el ardiente muchacho.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]    


Casabianca
.

Love’s the boy stood

on the burning deck

trying to recite `The boy stood on

the burning deck.’ Love’s the son

stood stammering elocution

while the poor ship in flames went down.

Love’s the obstinate boy, the ship,

even the swimming sailors, who

would like a schoolroom platform, too,

or an excuse to stay

on deck. And love’s the burning boy.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

[ezcol_1half] 


Elizabeth Bishop

Casablanca

Norte & Sur

Obra poética

Ediciones Igitur, Barcelona, 2008

Traducción de Sam Abrams y Joan Margarit

[/ezcol_1half] 

bishop


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna