época de crisis

Este edificio tiene

los ladrillos huecos,

se llega a saber todo

de los otros,

se aprende a distinguir

las voces y los coitos.

Unos aprenden a fingir

que son felices,

otros que son profundos.

A veces algún beso

de los pisos altos

Se pierde en los departamentos

inferiores,

hay que bajar a recogerlo:

«Mi beso, por favor,

si es tan amable».

«Se lo guardé en papel periódico».

Un edificio tiene

su época de oro,

los años y el desgaste

lo adelgazan,

le dan un parecido

con la vida que transcurre.

La arquitectura pierde peso

y gana la costumbre,

gana el decoro.

La jerarquía de las paredes,

se disuelve,

el techo, el piso, todo.

Se hace cóncavo

es cuando huyen los jóvenes,

le dan la vuelta al mundo.

Quieren vivir en edificios

vírgenes,

quieren por techo el techo

y por paredes las paredes,

no quieren otra índole

de espacio.

Este edificio no contenta

a nadie,

está en su época de crisis,

de derrumbarlo habría

que derrumbarlo ahora,

después va a ser difícil.

 

 

Fabio Morábito

Época de crisis

De Lunes, todo el año

Ventanas encendidas: antología poética

Visor Libros 2012

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna