Manual lírico para poetas inéditos

II

Poemas en primera persona

Homo sum: humani nihil a me alienum puto.

Terencio

De todo cuanto la prudencia nos ofrece para la felicidad de la vida,

lo mayor es, con mucho, el logro de la amistad.

Epicuro

me duelen hoy los huesos

Me duelen hoy los huesos de escribir poesía

y aún no he hecho un mal verso que me salve la vida.

Los mismos huesos húmeros que allende me crecían

cuando de niño también creí despierto

en las circunferencias y en las proteínas.

Fractura en la metáfora de mis vértebras líricas,

esguince quebrantado, rotura en melodía,

al transcribir el mundo dislocado y hostil,

opúsculo marchito en hormonal paciencia

de las glándulas madres que segregan el tiempo.

Tengo un dolor intrínseco de versos y de tuétanos,

una gangrena larga que me llega hasta el alma

al anotar de prisa y encorvado en las arterias,

la epístola insensata que narra las hambrunas

de este siglo y del hombre en connivencia.

Molido estoy del mundo y su condena eterna

y hoy sólo sé que escribo para mí solo,

en la última resistencia donde escondo

esta febril e inútil tarea que me enferma.

 

 

 

 

Francisco M. Ortega Palomares

Poemas

cuadernopoesia.blogspot.com

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.